top of page

La voz del cuerpo: Técnicas Corporales

En el Espacio de Conciencia Corporal trabajamos aplicando diferentes disciplinas, que

aunque tienen focos diferentes para abordar el trabajo y disfrute corporal, comparten visiones similares.


Una de Las Técnicas incluidas en la Terapia Corporal es la Eutonía, (del griego eu= bien, correcto, armonioso, y tonos= tensión, palabra creada en 1957 para esta práctica), que es

definida por su creadora Gerda Alexander (1908-1994), como “Un camino de búsqueda de la unidad psicofísica del ser humano dentro del mundo occidental” que invita a las personas a habitar una “Tonicidad armoniosamente equilibrada, en adaptación constante a la actividad del momento”.


La Eutonía centra su trabajo en lograr que las personas tomen conciencia del tono muscular con que realizan cada una de sus actividades cotidianas, incluyendo el descanso, y logren mediante el desarrollo de la autopercepción, encontrar “su tono justo“ para realizar estas actividades cuidando y usando de forma adecuada su energía.


Gerda A. Propone también que el ser humano, al desarrollar la conciencia de estar, moverse y desplazarse en el espacio, no sólo mejora la calidad del movimiento, sino que

este trabajo influye en toda la persona, sus vínculos con el espacio y los demás.



“La Eutonía desarrolla la capacidad creativa del individuo y su facultad de relación social, sin encerrarle en sí mismo, sino ampliando su conciencia.” Gerda A.


Afinar y profundizar la propiocepción a partir de experimentar la sensibilidad de la piel, la

conciencia ósea y otras actividades que propone esta disciplina, permite tomar conciencia del espacio corporal, que abarca los músculos, los órganos y la estructura ósea. Y esto deviene en retejer la imagen corporal y disfrutar del soporte en el cuerpo, vivenciando mayor organización y seguridad. Experimentar la flexibilidad tónica otorga la posibilidad de traspasar fijaciones y patrones rígidos de ser cuerpo, enriqueciendo el repertorio del movimiento, la emoción y los vínculos.


Según Frida Kaplan, Eutonista argentina, una gestante que practica Eutonía “aprende a prestar atención al delicado mecanismo que se pone en marcha cada vez que nuestro cuerpo ejecuta una acción y este aprendizaje le permite corregir la mayoría de los malos

hábitos que pueden llevarla a cansarse excesivamente, tener molestias psico corporales e incluso enfermarse. También se le facilita el aprendizaje de “dirigir la atención” para liberar tensiones, y de observar el uso o mal uso que se le da al cuerpo. Esta observación

permite detectar y modificar malos hábitos que producen contracturas y molestias”. Esto

la beneficia durante la gestación y también para tener una participación en el momento del parto, pudiendo adoptar posiciones según la necesidad del momento: alivio del dolor, acomodo del bebé, descanso. Frida K. Dice también que “Se produce el desarrollo de la percepción, de la alerta del darse cuenta. Si bien el trabajo es corporal, la ampliación de la conciencia se produce en todas las áreas del ser “


Los beneficios de este camino de búsqueda e investigación enriquecen el desempeño de las personas que acompañan los procesos de gestación, parto, nacimiento y puerperio, ya que les permite descubrir herramientas para atender-se, sostener-se y vincular-se, ampliando notablemente los recursos de acompañamiento de las mujeres y sus familias.


Ampliar y profundizar la conciencia del cuerpo, otorga un espacio seguro en el cual afirmarse para atender y sostener a otr@s.


Como dice Gerda A. “Es preciso aprender cada día que somos cuerpo y en él podemos

apoyarnos”.


 



52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page